Nuevos Parques

Copán estrena dos nuevos parques con vestigios mayas

Copán Ruinas,

Honduras

Cuando el mundo entero le pone atención a la cultura maya, por aquello del fin del calendario, Copán le apunta a nuevas atracciones turísticas para atraer la vista de propios y extraños.

Gracias a la colaboración del IHAH (Instituto Hondureño de Antropología e Historia), LA PRENSA fue el primer medio hondureño que recorrió los senderos, las estructuras y los entierros que podrán ser vistos por los hondureños y los visitantes al área de Copán en los próximos días.

El primer sitio a inaugurarse está ubicado a 16 kilómetros del Parque Arqueológico de Copán . Es conocido como Río Amarillo, por su cercanía al afluente del mismo nombre del río Copán.
Según Fernando López, uno de los hombres que más conoce de los mayas por ser un descendiente genuino y uno de los expertos del IHAH, Río Amarillo era un sitio de paso que los mayas utilizaban en su camino por el Valle de El Florido hacia el Valle del Motagua, al norte de Honduras.

Tras un corto desvío de la carretera que comunica Copán con La Entrada , lo primero que el sitio ofrece es un centro de visitantes, aún por equipar, que dará facilidades para conferencias. Desde ahí, y a pocos minutos en vehículo están los vestigios.

Los visitantes podrán apreciar restos de lo que fue una vivienda, de una escalinata y de una plazoleta.

“Río Amarillo es una zona recomendada para empezar un recorrido por todo Copán, ya que podrán empezar a apreciar dos cosas: la impresionante construcción que realizaban los mayas de sus sitios y el impacto de la naturaleza sobre las estructuras y cómo es que se empiezan los procesos de investigación y restauración”, explicó Salvador Varela, director del parque arqueológico y representante regional de occidente del IHAH.

Observar la perfección con la que se colocaron las piedras, pensar en los materiales que usaban para adherir cada una son parte del juego mental que Río Amarillo abre en cada turista, el cual se complementa con preguntas acerca de cómo era el comercio, cómo se controlaba ese tránsito, cómo vivían los mayas en Copán y por qué desaparecieron.

Al observar los vestigios de Río Amarillo también se juega a entender cómo la naturaleza y el tiempo han hecho mella en parte de las estructuras, cómo hacen los investigadores para ubicar las ruinas, y cómo se efectúa un proceso de recuperación.

Obviamente, los guías como Fernando dan respuestas a estas interrogantes y las complementan con datos acerca de la estructura social o las creencias de los mayas.

Tumbas a la vista

El Grupo Núñez Chinchilla -la segunda atracción que se abrirá al público- se convierte en un complemento perfecto.

El Grupo se encuentra ubicado al costado norte del actual terreno del parque arqueológico, pero hasta ahora invisible para los visitantes debido al “secretismo” que han tenido los investigadores y el IHAH para poder hacer la investigación.

El paseo por Núñez Chinchilla empieza por senderos temáticos en donde se explica la flora y la fauna de la zona y cómo los mayas inmortalizaban su entorno mediante las representaciones de animales y naturaleza esculpidas en sus viviendas.

“Los montículos representan montañas y las estelas los árboles”, agregó Varela.

Al pasar los senderos hay un centro de interpretación para visitantes, donde se busca de manera didáctica que los viajeros entiendan qué ofrece el Grupo y cómo ha sido el proceso de investigación que ha tomado cinco años y que ha sido liderado por el experto japonés Shinji Nakamura.

Dos plazoletas rodeadas de estructura que permiten comprender cómo eran las residencias de los habitantes de Copán, y en donde uno de los principales hallazgos podría ser un baño, son apenas un abrebocas.

En el Grupo Núñez Chinchilla se han encontrado cerca de 145 entierros, cuyos restos humanos y ofrendas liberan aún más la imaginación acerca de cómo eran los mayas físicamente al ver sus cráneos, sus incrustaciones de jade u otros materiales en sus dientes, su estatura y constitución corporal, pasando obviamente por los objetos que utilizaban en el quehacer diario.

Y tras el recorrido por Río Amarillo y el grupo Núñez Chinchilla, Copán ofrece lo mejor de su repertorio: el Parque Arqueológico, la joya de la corona que deja boquiabierto incluso al que ya lo ha visitado debido a su belleza y a los tesoros que guarda, y que aún hoy siguen siendo descubiertos, llevando la zona a constituirse en la más investigada del mundo maya, por encima de otros sitios mucho más grandes. “El proceso de investigación en los dos sitios continúa y los turistas podrán ir viendo cómo avanzan los descubrimientos”.

La sugerencia: lleve agua, ropa y zapatos cómodos, una buena dosis de imaginación y sobre todo una buena cámara de fotos o de video para poder guardar parte de esa riqueza que Honduras ofrece para su colección personal.

Vea el especial: Copán 2012

El Puente: una atracción en relanzamiento

Otro sitio para el comercio  maya está ubicado a 60 kilómetros del Parque Arqueológico. De hecho, está a apenas 15 minutos de La Entrada.

El Puente es un parque de 22 kilómetros cuadrados, en donde se han encontrado 220 montículos estructurales, de los cuales ocho están restaurados después de cuatro años de investigación.

De ellos resaltan dos plazoletas: una para ceremonias religiosas –identificada por el complejo altar-estela y por la cantidad de objetos ceremoniales-, y otra plaza administrativa y residencial. Las plazoletas están separadas por una pirámide de 12 metros -de los 17 que tenía originalmente- desde los cuales se contempla parte del Valle de El Florido. “La pirámide era la de mayor altura fuera del parque de Copán y es una estructura similar a la del Templo 16, bajo la cual está Rosalila”, explicó Carlos Carvajal, encargado del parque.

La particularidad de El Puente es que conjuga elementos de la cultura del centro de Honduras –cultura lenca- y la cultura maya.

También se pueden observar vestigios recuperados de viviendas a su alrededor y ofrece un completo museo donde se puede apreciar un entierro y una impresionante colección de vasijas que demuestran cómo los mayas fueron perfeccionando su obra artesanal.

“El Puente está incluido dentro de los proyectos de relanzamiento de 2012 y sirve como introducción a quienes van para Copán”, explicó Carvajal. El Puente es visitado por unas 5,000 personas anualmente, un 80% de ellos nacionales y un 20% extranjeros.

Anuncios
Categorías: Nuevos Parques | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

JeSuS AmIgO

Un lugar de paz y oracion

Turismo en Copán

DONDE SE PUEDE CONOCER LA CULTURA Y LA NATURALEZA

A %d blogueros les gusta esto: